La 'guerra' y su parte de bajas

El domingo estelar que nos había deparado el calendario de la Premier League dejó varias cosas claras. A día de hoy el United y el Arsenal son los dos equipos más fuertes del campeonato aunque sí es cierto que en los derrotados, la sensación fue muy diferente. El Liverpool casi tuvo que ir contra natura y a base de impulsos de corazón (0-1) mientras el Chelsea pudo sacar mucho más del Emirates. Allí nos centramos.

El derbi londinense (1-0), que ha ganado en rivalidad en los últimos años hasta ser un partido casi emblema dentro del fútbol inglés, fue rocoso, muy físico, jugado a mil por hora y con muchos análisis posibles. Entradas muy duras, a destiempo, mucha pierna suelta, 'recaditos en cada contacto y, como no podía ser de otra manera, un largo parte de bajas y sanciones.

Como sería la cita que hasta Cesc, un jugador bastante correcto en estas 'guisas' debió ser expulsado por una salvaje entrada a Cole en el tiempo de descuento. Y es que nadie se salvó. La jerarquía la tenían John Terry y Touré, los dos zagueros líderes en sus equipos y auténticos fortines, pero la acción fue otorgando protagonismo a partes iguales entre sus compañeros.

Así, esta auténtica guerra dejó las lesiones de Eboue y Terry, además de una más que probable sanción para Ashley Cole que, cansado de los interminables silbidos de la afición Gunner (recordemos que se marchó a os Blues para mejorar su contrato), dejó varios gestos para la galería de ofensas, algo que en el fútbol inglés está muy mal visto y que le dejará secuelas.

Terry cayó lesionado después de haber metido el dedo en varios lances donde salió indemne. Sin embargo, una entrada de Eboué le dejó el tobillo maltrecho y tuvo que abandonar el césped. Ahora, aunque no se conoce aún su lesión, estará fuera unas semanas. En su caso, era cuestión de tiempo puesto que el carácter y entrega del capitán inglés siempre le han 'marcado' físicamente.

Como castigado por haber lesionado al zaguero Blue, el próximo en abandonar el choque fue el marfileño Eboue. En su caso, una dura entrada de Joe Cole le va a dejar fuera unos meses. Y es que el africano, puro corazón, juega sobre-excitado y el inglés le cazó en un momento inoportuno que le obligó a marcharse en camilla y con evidentes signos de dolor en su rodilla.

Fue el pequeño parte de guerra de un choque que está dejando a un lado lo deportivo para centrarse en una batalla de pensamientos que no puede deparar nada bueno. Una cosa es la inagotable fuerza física y empeño del siempre aguerrido fútbol británico pero si dejamos escapar de las manos esa cualidad, el próximo paso será con unas muletas. Mejor será ponerle remedio, más ahora que llega Capello.

4 comentarios:

Aitor Saldaña dijo...

Fue un partido feo en cuanto a que fue brusco y muy duro, peor fue mejor partido que el del liverpool porque el United estuvo muy seguro atras.

piterino dijo...

Últimamente los grandes partidos en la Premier están siendo muy "calientes", con más gresca que fútbol. Super Sunday bastante decepcionante, Arsenal y ManU ponen tierra de por medio.

Pablo dijo...

A mí también me decepcionó el Super Sunday. De haber querido ver lucha libre hubiese puesto otro canal. Habrá que esperar al próximo Super Sunday para ver más fútbol.

Un saludo.

Pablo G. dijo...

Tuvo mucha intensidad y poco fútbol el domingo mágico. Lo que fue escandaloso fue lo de Terry, un hooligan sobre el césped el domingo. Saludos

 
© El diseño es propiedad de Jose David López. Adaptación por Ktm