¿Cómo derrotar a un grande?

goleada.jpg


Escenarios donde se han vivido grandes gestas, un nombre que muestra respeto ante cualquier rival o la calidad infinita de la mayoría de sus jugadores, hacen de los ‘gigantes’ de Europa, rivales casi inexpugnables para los que vienen desde atrás con la mesura y la humildad como seña de identidad.

Se puede optar por encerrarse en el área a través de cinco-seis defensas, dos pivotes defensivos y un delantero rápido que busque algo más que un milagro (véase Rangers). También puede intentarse a la descarada y con ambición, aunque después el gigante saque sus mejores galas y la exhibición parezca aún mayor pese a tu esfuerzo (véase CSKA Moscú). E incluso hay quienes apuestan por rezar directamente o hacerse a la idea de que ese viaje al templo futbolístico es un mero regalo por ser un profesional (véase Dinamo de Kiev).

Aunque suene a misericordia, las goleadas recibidas por Slavia de Praga en Londres y por Besiktas en Liverpool, han ‘calado’ más allá de lo que nos esperamos en la débil confianza que manejan estos equipos. Ya es difícil clasificarse en un grupo donde todos te superan tanto por plantilla como por potencial económico, cuanto más el ser capaz de visitar un coliseo y salir airoso.

Los técnicos que tienen que mantener esa auto-confianza viva en un vestuario que sabe lo que probablemente le vaya a suceder, tienen aún más mérito. Walter Smith decía que un punto no era malo en el Camp Nou, Gazzaev que no tenían nada que perder en San Siro y Yozhef Sabo que la lucha ya estaba demasiado cuesta arriba para milagros en el ‘Teatro de los sueños’. Algo similar deben saber escenificar los Lucescu, Saglam, Lacatus e incluso Stracham o el propio Camacho, cuyos equipos ya dieron ese paso atrás irremediablemente.

Por eso, cuando un quinto clasificado de la Tippeligaen (Campeonato noruego), logra la ‘machada’ a base de una gran actuación colectiva y derrumba a un grande (cierto que en horas bajas), merece el mayor de los reconocimientos. Lógico que algunos, aún en estado de 'shock', saquen pecho por ello. Hoy, los milagros, se pagan muy caros y el riesgo para hacerlos realidad no se encarna en los ‘pequeños’. Un mal endémico de este, nuestro querido fútbol.

3 comentarios:

Martin Hache dijo...

Me gustaria ver mas victorias visitantes en este tipo de partido pero creo que todo es cuestión psicologica. El Rangers ya venia derrotado al Camp Nou, por no hablar de Dinamo deKiev. Y pensar quee sos equipos fueron un dia campeones...

Juan Pedro Martínez y Juan Manuel Jiménez dijo...

La diferencia en estos tramos de Champions es abismal, salvo excepciones (Rosenborg frente al Valencia) es muy complicado que el "pez chico se coma al grande"

Un saludo desde Mallorca

Te agrego a mis enlaces

Jameson dijo...

Normal, los jugadores de quipos grandes estan mas motivados por que cobran mucho mas xD.
anda echar un vistazo al blog si quereis metodos efectivos pa sacaros unos extras ;)
http://dineroencadena.blogspot.com

 
© El diseño es propiedad de Jose David López. Adaptación por Ktm