Mil goles y 1000 perdones

Un 25 de noviembre de 1979 comenzó la relación de amor al gol con la camiseta del Olaría. Casi 28 años después, muy largos para la mayoría, Romario Da Souza ha logrado una cifra de leyenda, los 1000 goles que le encumbrarán de por vida junto a Pelé y el desaparecido Arthur Friendenreich, los otros dos goleadores milenarios.

Este era, a fin de cuentas, el único interés de un futbolista que se ha ido renovando a lo largo de una carrera tan polémica como exitosa, aunque siempre dejando un punto de que, con mayor cabeza, Romario hubiera logrado honores mucho más mediáticos que los que posee, que no son pocos, porque un Mundial y cinco Ligas no están al alcance de cualquiera. Se añora un Balón de Oro o, al menos, haber estado cerca, pero en 1994, la mejor campaña de ‘O Baizinho’, en la que ganó todo y se convirtió en pichichi con el Barcelona (30 tantos), su compañero Stoichkov le quitó protagonismo.

Llevaba más de un año tras esta meta, un final perfecto que sólo un tipo con mucho aplomo y serenidad de veterano (quien se lo iba a decir), podía aguantar. Le han caído ‘palos’ por su fanfarronería, sus ansias de querer compararse a los más grandes y sus cientos de polémicas por una vida llena de desperfectos y despropósitos pero ahí están sus cifras. La duda siempre se tornará sobre el, ya que muchos se preguntan qué hubiera sido si, en sus buenos años, hubiera sabido ser más humilde y profesional, pero quizás ese era su sino, como tantos y tantos cracks.

Ahora, con un penalti en Sao Januario (no pudo ser en Maracaná), Romario ha paralizado al país. Anotó y el choque se interrumpió durante 18 minutos, en los que sus familiares, amigos y compañeros, le felicitaban por la gesta. Su madre, le dio la camiseta con el número 1000, ya que vestía la 999 de una cuenta atrás que seguirá adelante, pues aún nos quedará algún golito más. ¿Alguien se atreve a retarle?

Foto:AFP


7 comentarios:

Kareem dijo...

Pues me da igual sea verdad o mentira pero lo que ha terminado este hombre es para ponerle un monumento. Sigue metiendo goles en la liga brasileña, donde otros jovenes con todo por delante no le hacen sombra. Por algo será. grande Faria.

Esteban dijo...

Vamos, aunque reconozco que Romario es un fenomeno, le cuentan los goles hasta de la cantera y de entrenamientos. A mil solo llegan los verdaderos grandes y Romario, aunque cerca, no lo es.


Saludos!

El Zlatan de Xerez dijo...

Odio cuando alguien empieza a meterse con los goles verdaderos que sumo o no romario. A ver, alguien se ha parado a pensar en los de Pelé, que pasa que Romario es tonto y hay que ir a saco a por el??

Romario fue un crack y como ya han dicho por aqui, es un merito enorme que siga haceidno goles en la scanchas donde otros chavales que son sus hijos, no puedna con el. Basta ya hombre.

Wetto dijo...

Creo que el verdadero mérito es que, a la edad que tiene, siga demostrando talento. Ahora ya se puede retirar en paz, con la medalla de la CBF de los 1.000 goles, para dejar claro que hay brasileños muy cerca del nivel de Pelé.

J. Urrutia dijo...

Cómo disfrutamos todos aquel año con los goles de Romario. La 'cola de vaca' a Alkorta, un golazo a pase de Laudrup frente a Osasuna...

Grandes recuerdos.

Un saludo.

Iñaki dijo...

Como bien comentáis, da igual si ha llegado o no a los 1000 goles. El mérito es que siga marcando goles a su edad.

Fuera del campo siempre ha sido polémico, pero dentro del campo era pura magia. Tenía una arrancada de 10 metros que era imparable. Un verdadero crack.

Inolvidable la 'cola de vaca' a Alkorta... No se la he vuelto ver hacer a nadie.

fernando dijo...

Se acabó el culebrón del gol de 1.000 de Romario. Ya estará contento, aunque dudo que lleve 1.000 tantos. Este se apunta hasta los goles de los entrenos.

 
© El diseño es propiedad de Jose David López. Adaptación por Ktm